fbpx

Las peleas de gallos en Puerto Rico

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Las peleas de gallos en Puerto Rico

En Puerto Rico, hablar de peleas de gallos es hablar de una de las actividades más tradicionales y controvertidas de la isla, un deporte de sangre que viene desde el período colonial español y es defendido enérgicamente por sus principales partidarios. 

La pelea de gallos es considerado un deporte popular en Puerto Rico, aunque ha sido prohibido en muchos otros países. Los puertorriqueños decían que fue con la llegada de los colonizadores, que este entretenimiento llegó al país, siendo hoy en día una de las actividades más populares que puedes encontrar en la isla, aunque esta sea una tradición controvertida.

El principal centro donde se realizan las peleas de gallos en San Juan es el Club Gallístico de Puerto Rico, el cual se encuentra en Carolina, Isla Verde. Un asiento al lado de la arena de enfrentamiento puede costar $40, los asientos que están algo más arriba $10.70. A pesar que este deporte es típicamente disfrutado por hombres, las mujeres también son bienvenidas a las peleas de gallos.

Otros centros gallísticos conocidos son La Gallera De Cerro Gordo en Bayamón, La Muda en San Juan y la Gallera Los Cocos en Quebradillas es donde tienen lugar las peleas de gallos. Los galleros son quienes los preparan para que peleen, proporcionándole una buena alimentación, vitaminas, y lo que necesiten para tratar de desarrollar los mejores luchadores. 

¿Cómo se desarrolla una pelea de gallos?

Igual como ocurre con el boxeo, estos deben ser pesados ​​y recibir un rápido calentamiento antes de estos ser llevados a la arena, para dar comienzo a la pelea. Cuando los gallos hacen su aparición alrededor del ring, el público se prepara para hacer sus apuestas. 

Los gallos de pelea, como se les suele llamar, luchan entre sí en una arena mientras usan espuelas de plástico unidas a la parte posterior de sus garras para lastimar al otro pájaro. Mientras los gallos pelean, el público asistente hace apuestas.  

Las apuestan se dan diciendo => azul para uno y => blanco para el otro, a este grito, lo acompañara la cantidad de dinero que se esté apostando; las cintas blancas o azules indican qué gallo es cuál.  La pelea termina cuando uno de los gallos no puede seguir peleando, se retira o muere.

Se produce un empate en la pelea de gallos, cuando ambos pueden seguir luchando después de 15 minutos. Luego, se cuidan los gallos sobrevivientes, un proceso que bien puede incluir la administración de medicamentos a los gallos

En los días programados con peleas de gallos, estas pueden realizarse casi de manera continua durante todo el día, durando un máximo de 15 minutos cada una, o hasta que uno de los gallos ya no puede seguir, por lo general es muy difícil ver morir a los gallos en la arena. 

Una pelea de gallos es realmente una experiencia única, donde el público participante descarga mucha adrenalina, pero algo si deben quedar claro; los gallos realmente se lastiman el uno al otro y hay momentos en los que el piso de la arena puede volverse realmente sangriento; lo que para algunos puede ser realmente inquietante. 

La temporada principal de peleas de gallos en Puerto Rico es de enero a mayo y los horarios se pueden consultar por adelantado.

Las peleas de gallos en Puerto Rico son legales

Al momento hay una gran interrogante si las peleas de gallos son legales en Puerto Rico ya que el gobierno federal las convirtió en una actividad ilegal no solo en Puerto Rico pero también en todos sus otros territorios a partir de Diciembre del 2019 atraves de la Ley de Mejora a la Agricultura.  Las peleas de gallo en Puerto Rico son una actividad de gran aceptación popular, aunque no lo sea de manera universal. Según el Servicio de Parques Nacionales, anualmente acuden más de un millón de personas a las peleas de gallos en Puerto Rico.

Esto representa para la Isla, más de cien millones de dólares en apuestas, boletos de admisión, consumo de alimentos y otros gastos incurridos en las galleras.

Un gran porcentaje de la población puertorriqueña, disfruta de las peleas de gallos, hasta el punto que el gobierno puertorriqueño lo declaró parte integral del folklore y el patrimonio de la isla en el año 2010.

Existe tambien un buen número de personas que se oponen a las peleas de gallos, especialmente los activistas por la defensa de los derechos de los animales, los cuales no ven estas peleas como un deporte y lo consideran más bien maltrato animal.

Aunque indudablemente controvertido, las peleas de gallos son una parte tan importante de la cultura de la isla que muchos artesanos, artesanos y mujeres crean piezas inspiradas o que representan elementos de las peleas de gallos.

Desde el año 2018 las peleas de gallos legales en la isla se han visto amenazadas por una prohibición de los Estados Unidos. Después de muchos años de lucha, los defensores de los derechos de los animales en los Estados Unidos convencieron en Diciembre del año 2018 al Congreso para que prohibiera los deportes de sangre en los territorios de los Estados Unidos.

Puerto Rico es uno de los últimos lugares bajo jurisdicción federal donde todavía está permitido, a pesar de la prohibición. El esfuerzo federal para erradicar las peleas de gallos en la isla será una tarea difícil, ya que las peleas de gallos en Puerto Rico forma parte de una cultura que ha permanecido enraizada en el corazón de muchos de los puertorriqueños desde tiempos de la colonia. 

Muchos puertorriqueños, en los que se incluyen también algunos funcionarios electos, están desafiando esta prohibición, la cual han calificado como un ataque a la propia cultura, idiosincrasia y modo de vida del pueblo puertorriqueño. 

Los criadores de gallos de pelea de toda la isla se han preparando para enfrentar esta agresión (como ellos le llaman) a su estilo de vida, prometiendo llevar el deporte bajo tierra de ser necesario. 

El presidente de la Sociedad Protectora de Animales de los Estados Unidos, quien ha dirigido el grupo que hizo presión al Congreso para extender la prohibición de las peleas de gallos a Puerto Rico, ha dicho que la crueldad no puede ser cultura y que los gallos en este deporte tenían armas que utilizaban para hacerse daño entre ellas.

Las peleas de gallo en el estilo de vida del puertorriqueño

Puerto Rico, hoy por hoy representa uno de los países donde más se ha desarrollado y se ha practicado la pelea de gallos. En toda la isla existen alrededor de 114 establecimientos legales donde se organizan peleas de gallos alrededor de la isla, los cuales se dividen en las siguientes categorías:

  • Turístico
  • primer especial
  • Primera clase
  • Segunda clase

En los establecimientos turísticos, por lo general van los turistas y en el no hay límites de apuestas, siendo el valor de los asientos de la primera fila de $ 25. En los establecimientos especiales tampoco existe un límite de apuestas, se diferencia de los anteriores en que los asientos ubicados en primera fila cuestan $ 15. Ambos celebran peleas de gallos los 7 días de la semana.

En los otros establecimientos de 1ra y de 2da clase, los precios de la primera fila suelen ser más económicos, las peleas se rigen por un calendario y no se celebran todos los días, existiendo además algunos límites de apuestas establecidos.

Las peleas de gallos se encuentran reguladas por el Departamento de Recreación y Deportes de Puerto Rico, el cual se encarga de regular las peleas y dar los permisos a los distintos establecimientos. Siendo las peleas de gallos una industria responsable de generar 20.000 puestos de trabajo directos e indirectos. 

Los practicantes del deporte deben seguir las disposiciones del Reglamento Administrativo de Peleas de Gallos de Puerto Rico. La temporada de peleas de gallos en los establecimientos autorizados comienza el 1 de noviembre de cada año calendario y termina el 31 de octubre del año siguiente. 

Un establecimiento puede realizar al día un máximo de 35 peleas de gallos. De la misma manera que otros deportes que involucren animales, es de vital importancia la cría selectiva para producir buenos gallos de pelea.

4 siglos de historia de la pelea de gallos en Puerto Rico

Las peleas de gallos se han llevado a cabo en Puerto Rico desde el siglo XVI. Es uno de los pocos juegos o diversiones de la era colonial española que aún se juegan en la actualidad. Los primeros colonos, trajeron las peleas de gallos a la isla y estas se hicieron populares a partir del siglo XVI.

Las peleas de gallos siempre han atraído a las multitudes, en aquella época, personas de todos los extractos sociales se agolpaban en las áreas públicas, plazas o lugares establecidos para llevar a cabo una pelea de gallos.

En el año 1770 fue institucionalizada por primera vez las peleas de gallo, por el gobernador Miguel de Muesas quien las sometió a pagar impuestos al Tesoro Real. Se promulgó un decreto que prohibía las peleas de gallos, excepto en aquellos lugares que fuesen dispuestos para tales fines.

Estos lugares de peleas de gallos debían de  tener permisos gubernamentales, aunque los seguidores de este deporte siempre  ignoraron sus órdenes y a pesar de las mismas, las peleas de gallos se iban haciendo más populares.

También te podría interesar...

Subscribete a nuestras actualizaciones!